Estratega de juego en la Ruleta

Aunque es muy difícil aplicar sistemas efectivos en juegos con tanto azar como la ruleta, las numerosas posibilidades de apostar por el mismo dinero han inspirado a muchos jugadores a lo largo de los años a intentar vencer al juego usando variaciones de la estrategia de apuesta de la martingala, en la que los jugadores doblan su apuesta cada vez que pierden, y repiten la misma apuesta. Esta estrategia está rota desde el momento en que la mayoría de casinos establecen un máximo de apuesta. Este sistema casi seguramente traerá consigo una gran pérdida económica. Otra estratega de apuesta es el llamado sistema Fibonacci, en las que las apuestas se calculan en base a la secuencia Fibonacci, Sin importar la progresión en particular, ninguna estrategia similar puede estadísticamente vencer la ventaja del casino.

Aunque no se trataba de una estratega para ganar dinero, el antiguo editor de Los Ángeles Times Andrés Martínez describió en su libro "24/7" una manera divertida de realizar apuestas en ruleta. La idea es dividir la ruleta en 35 unidades. Cada unidad representa apostar por un número 35 veces consecutivas. De esa forma, si el número toca, el jugador gana su apuesta original y puede jugar veces subsiguientes con dinero de la banca. Sin embargo, sólo hay una probabilidad del 60% de ganar con 35 tiradas (asumiendo que la rueda es de doble cero con 38 huecos).

Existe la falsa creencia de que los números verdes son números "de la casa" y que apostando en ellos se gana la "ventaja de la casa". De hecho, es certo que la casa tiene ventaja con respecto a los números verdes (sin ellos, el juego sería estadísticamente justo). Sin embargo, no hay más posibilidades de que la bola caga en ellos que en cualquier otro número.

Varios intentos se han hecho por ingenieros para ganarle a la banca prediciendo el comportamiento mecánico de la rueda. Estos intentos intentan predecir en qué números tiene más posibilidades de caer la bola.

Para intentar prevenir este tipo de estrategias, los casinos monitorizan el desempeño de sus ruletas, rebalanceando y realineándolas regularmente para mantener el sistema lo más aleatorio posible.

El sistema Andrucci

El sistema Andrucci es un sistema de apuesta basado en la teoría del caos. Aconseja a los jugadores llevar la cuenta de los vente o treinta últimos resultados y luego apostar en los números que han tocado más de lo que deberían haberlo hecho estadísticamente. El sistema Andrucci puede utilizarse en casi todos los juegos de Casino, y normalmente se utiliza en el Keno y los dados. La lógica del sistema es que, a la larga, los números saldrán la misma cantidad de veces, pero en un corto periodo de tiempo, algunos números aparecerán más veces.

El sistema Labouchere

El sistema Labouchere es una estrategia progresiva de apuestas como la martingala, pero no requiere que se arriesgue tanto, de inmediato y doblando las cantidades. El sistema utiliza una serie de números en una línea para determinar la cantidad a apostarse, tras una ganancia o una pérdida.

El sistema D'Alambert

Este sistema, también llamado "montant et demontant" (arriba y abajo) , también es conocido como un sistema piramidal. Se basa en el equilibrio matemático teorizado por el matemático francés del mismo nombre. Como la martingala, este sistema se aplica a apuestas de mismo dinero, y suelen utilizarlo jugadores que prefieren mantener la cantidad de dinero apostado y sus pérdidas al mínimo. La progresión de apuestas es simple: tras una pérdida, una unidad se añade a la siguiente apuesta, y tras una ganancia, una unidad se deduce de la siguiente apuesta. Comenzando con una partida de, por ejemplo, 10 unidades, una pérdida subiría a 11 unidades la siguiente apuesta. Si a esto le sigue una ganancia, volvería a bajar a 10 la siguiente apuesta. Otra ganancia bajaría la siguiente apuesta a 9. La elegancia del sistema D'Alambert, que le han convertido en un clásico, es: cuando el número de victorias y derrotas sea igual, la ganancia neta es igual al número de veces que se ha ganado.