Estrategias de BlackJack

El Blackjack es un juego divertido y complejo, en el que se puede ganar una buena suma de dinero. Muchos jugadores en todo el mundo han intentado e intentan inclinar la balanza de la suerte a su favor, aplicando diversas estrategias.

Unas consejos comunes que podrían aplicarse a cualquier juego donde hay dinero de por medio, es procurar mantener la mente fría, jamás apostar más de lo que estamos dispuestos (o podemos permitirnos) perder, y establecer objetivos que sean realistas y alcanzables (intentar doblar o triplicar nuestro dinero no lo es)

Contar cartas

Esta estrategia básica provee al jugador con una mano óptima a la que jugar al BlackJack sea cuales sean las cartas que nos han tocado, basándose en millones de cartas jugadas a la larga. Sin embargo, en un espacio de tiempo corto, mientras se van repartiendo las cartas, lo que queda del mazo no está completo. Llevando la cuenta de las cartas que han ido saliendo, es posible saber en qué momento las cartas que quedan en el mazo serán ventajosas para el jugador.

Contar cartas crea dos oportunidades:

            * El jugador puede hacer apuestas más grandes cuando tiene la ventaja. Por ejemplo, puede incrementar su apuesta inicial si quedan muchos aces y dieces en el mazo, con la esperanza de conseguir un blackjack.

            * El jugador puedes utilizar la información acerca de las cartas que quedan para mejorar las reglas de su estratega básica para jugadas para manos especificas. Por ejemplo, con muchos dices aún en el mazo, el jugador podrá dobla hacia abajo en muchas situaciones, ya que hay más posibilidades de conseguir una mano fuerte.

Casi todos los sistemas de contar cartas no requieres que el jugador recuerde qué cartas han sido jugadas. Lo que se crea es un sistema de puntos para las cartas, y el jugador lleva el control de este simple sistema de puntuación mientras el repartidor va dando cartas.

Dependiendo de las reglas particulares de Blackjack en el Casino en cuestión, la estratega básica reduce la ventaja de la casa hasta cero en algunos juegos de un sólo mazo, y menos de 1% en un mazo de muchos mazos. Contar cartas, si se hace correctamente, puede dar al jugador una ventaja, normalmente entre 0 y 2% sobre la casa. Para evitar que los jugadores utilicen esta estrategia, muchos Casinos cambiaron de mazo único a múltiples mazos, con las cartas siendo repartidas desde un contenedor conocido como 'zapato'.

En la mayoría de jurisdicciones de Norteamérica, llevar la cuenta de las cartas mentalmente no es delito ni se considera hacer trampas. Sin embargo, la mayoría de los casinos se reservan el derecho de no permitir la entrada a cualquier persona. utilizar herramientas electrónicas o de otro tipo está prohibido.

Estrategia dependiente de la mano

Esta estrategia se basa en los puntos totales de un jugador y en la carta a la vista del repartidor. La decisión ideal del jugador podría depender de lo que le haya tocado en su mano. Por ejemplo, un jugador normalmente debería no pedir más cartas cuando tiene 12 contra un 4 de la casa. Sin embargo, en juegos de un único mazo, el jugador debería pedir si su mano es de un diez y un dos contra un cuatro del repartidor; esto es porque el jugador quiere recibir cualquier carta excepto el diez, y el diez que ya tiene hace que las posibilidades de que le salga otro diez disminuyan.

Para aplicar esta estrategia deberemos utilizar nuestra intuición junto a una evaluación matemática y estadística de nuestra situación en cada momento, así como estudiar la multitud de situaciones en las que podremos encontrarnos de antemano, como base a la hora de decidir qué haremos.