Reglas del Blackjack

El objetivo del Blackjack es muy sencillo: conseguir que el total de la suma de nuestras cartas sea mayor que la del repartidor de cartas, y que al mismo tiempo, no exceda de 21. Aunque haya otros jugadores en la mesa de juego, nuestro único rival será siempre el repartidor.

Existen relativamente pocas decisiones que tomar en una partida de Blackjack. Se debe considerar las cartas que nos han tocado y las cartas que le han tocado al repartidor. Si nos pasamos de la cifra 21 en la suma total de nuestras cartas, perdemos.

El juego progresa de la siguiente manera:

Se reparte una carta, boca arriba, a cada jugador y luego una para el repartidor. La carta del repartidor está boca abajo y se llama la "carta del hoyo".

Se reparte una segunda carta, de nuevo boca arriba, para cada jugador.

Comenzando por el jugador a la izquierda del repartidor, cada jugador decide si quiere recibir otra carta. Después de que todos los jugadores hayan completado sus manos, el repartidor procede a robar cartas para completar la mano del repartidor.

El jugador ganará si:

La sumatoria de las cartas de su mano es mayor que la del repartidor.
El repartidor saca más de 21 (a menos que el jugador se hubiera pasado de 21 con anterioridad)
En caso de un empate al sumar las cartas del jugador contra las del repartidor, se considera empate y ni se gana ni se pierde.
Si el jugador se pasa de 21, o el repartidor obtiene un resultado mayor, el jugador pierde.

En el Blackjack, los valores de cada carta tienen asignado un valor numérico de puntos, de la siguiente manera:
Un As cuenta como un punto o como once puntos, lo que más le convenga al jugador
Cartas con personajes, como la Jota, la Reina y el Rey, cuentan cada una como diez puntos.
No se juega con los comodines en una partida de Blackjack.

¿Qué es un "Blackjack?

Un Blackjack es una combinación de un As y una carta con valor diez como tus primeras dos cartas. Esta combinación paga una vez y media la apuesta, a menos que el repartidor también consiga un blackjack, en cuyo caso será un empate.

Restricciones del repartidor:

El repartidor debe comportarse siguiendo un conjunto de normas muy estricto. Un repartidor debe robar otra carta si el total de su mano es de 16 o menos. Si sus cartas suman 17 o más, no puede robar más cartas.

Dividir pares:

Si las primeras dos cartas de un jugador son de igual valor, se pueden dividir para formar hasta tres manos separadas. Los ases sólo pueden ser divididos para formar dos manos. El jugador recibirá una carta adicional para cada mano, sin embargo por cada mano extra deberá aumentarse la apuesta original tantas veces como manos extras se creen.

Seguro:

Si la primera carta que recibe el repartidor es un AS, el repartidor dirá "seguro". Se podrá entonces realizar una apuesta de seguro de no más de la mitad de la apuesta original, para asegurar su mano en caso de que el repartidor haga un Blackjack. La apuesta de seguro se paga 2 a 1 y sólo si el repartidor hace Blackjack. Si el repartidor no consigue Blackjack, la apuesta de seguro se pierde.

Doblar hacia abajo:

El jugador podrá realizar una apuesta adicional (que no exceda su apuesta original) si sus dos primeras cartas suman nueve, diez u once (sin que exista presencia de ases). El jugador recibirá una carta adicional cuando realiza el doble.

Ante todo, hay que tener en cuenta que algunas reglas particulares pueden varias en casinos tanto online como offline, es recomendable siempre tener bien claras las reglas antes de comenzar una partida.